martes, 20 de diciembre de 2016

Homilía para no católicos / Padre Alfonso Gálvez.




--------------------------------------------------------------------
Mi canal es tu canal, suscríbete y sé bienvenido...
Fiel A Cristo. https://goo.gl/DGIvsQ

--------------------------------------------------------------------
Esta homilía está especialmente dirigida a aquellos que no son católicos. Este grupo está a su vez dividido en:

1. Aquellos que han sido siempre ateos y aquellos que fueron católicos, pero apostataron de su fe.

2. Aquellos que se llaman a sí mismos católicos pero que están fuera de la verdadera Iglesia fundada por Jesucristo, pues han preferido seguir una doctrina que es diferente a la enseñada por Él.

A los del primer grupo yo les diría que consideraran su modo de vivir y pensar. Es imposible demostrar que Dios no existe. ¿En qué se basan para decir que Dios no existe? ¿En el evolucionismo? Cristo demostró con dichos y hechos quién era. Cristo nos enseñó el valor de la verdad… Lo que tenemos que hacer es reconocer nuestra pequeñez y nuestra deficiencia y poner nuestra confianza en Dios.

A los del segundo grupo, aquellos que se creen católicos pero que no lo son, pues están siguiendo una Iglesia y unas enseñanzas que son diferentes a las de Cristo; han rechazado a Cristo, sus enseñanzas…, para inventarse una nueva que no procede de Él. A ellos yo les diría que se esfuercen en buscar la verdad, pues se juegan su salvación. Hoy se dice que la conciencia de cada individuo es autónoma y que cada uno ha de decidir según su conciencia. A lo que yo les diría que ese modo de pensar es erróneo, pues somos criaturas de Dios, y es Dios quien nos dijo lo que era bueno o malo. Cuando le preguntaron a Cristo qué es lo que debían hacer para alcanzar la vida eterna, Cristo les respondió: “cumplir los mandamientos”. Hemos de atenernos a las palabras de Cristo y no a las de los falsos profetas.

La Iglesia moderna ha eliminado el sentido del pecado, y con ello, se ha ocasionado la degradación de la humanidad con la consiguiente exaltación y legitimación del vicio. Recordemos lo que nos dijo S. Pablo: “¿Es que no sabéis que los inicuos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis, fornicarios, idólatras, adúlteros, afeminados, sodomitas… no heredarán el reino de los cielos”….

Ya el mismo San Pablo nos previno: “Si alguno os anunciara un evangelio diferente del que habéis recibido, sea anatema…”

Así pues, ¿qué hemos de hacer en este difícil momento de la historia? Amar a Jesucristo. Eso es lo que a mí me da fuerzas y alegría. El amor a Cristo nos dará criterio para entender lo que pasa y no permitir que seamos engañados.

sábado, 3 de diciembre de 2016

¿Qué pueden hacer los fieles contra la ‘agenda Kasper’? / por Mons. Athanasius Schneider




--------------------------------------------------------------------
Mi canal es tu canal, suscríbete y sé bienvenido...
Siempre Fiel A Cristo. http://goo.gl/PzDeL1
--------------------------------------------------------------------
Es una triste verdad que estamos en un momento de gran crisis en la Iglesia. Sin embargo, Dios está con nosotros. Me han preguntado que pueden hacer los fieles para combatir los errores que se propagan a través de la Iglesia. Me gustaría responder con algunas sugerencias:

Debemos crear grupos de verdaderos Católicos, académicos, familias y miembros del clero que extenderán con valentía la verdad Católica, llena sobre todo de enseñanzas de la Iglesia sobre la familia, la naturaleza, y los mandamientos de Dios

Como un medio para este fin, tenemos que hacer uso de todos los recursos que ofrece el mundo moderno para nosotros. No estemos limitados a la espera de los medios de comunicación para difundir estos mensajes. No tenemos que esperar a que cada pastor a predique desde el púlpito. Debemos abrazar las nuevas formas de comunicación que nos permiten difundir el Evangelio y las enseñanzas de nuestra Santa Madre la Iglesia. Debemos llevar nuestro mensaje a la Internet, publicarlo en sitios web, blogs y redes sociales.

Pero no hay que olvidar en participar con nuestros hermanos Católicos en formas más tradicionales. Debemos organizar conferencias y simposios a nivel académico. Debemos utilizar estos para crear publicaciones, documentos y libros que se puedan utilizar como referencia y ampliar nuestra discusión.

También hay que crear un movimiento de familias Católicas, de las “iglesias domésticas”, para presenciar, defender y difundir la fe integral y la enseñanza sobre la familia, el matrimonio y el orden de la naturaleza.

Debemos, en este tiempo peligroso, ser valientes para iluminar el verdadero carácter gnóstico y revolucionario de la “agenda Kasper,” lo que demuestra la continuidad de la doctrina divina sobre el matrimonio y su práctica a lo largo de los dos mil años de la historia de nuestra Iglesia. Debemos inspirar a los fieles con ejemplos de santos esposos, sus familias, los niños y adolescentes. Debemos demostrar, por un lado, la verdadera belleza de una familia, o la vida de soltero civil en la castidad y la fidelidad. Por otro lado, hay que señalar que la fealdad demostrada, la infelicidad, y la esquizofrenia de una vida contra el orden establecido por Dios.

Para dar esperanza a aquellos que están luchando, es importante que nosotros demos ejemplos de Católicos arrepentidos desde el pasado y el presente. Los que se convirtieron de su vida pecaminosa en adulterio, el divorcio o la sodomía.

Para hacer frente a los errores que actualmente se difunden, verdaderos esposos católicos, familias y personas individuales deben escribir al Papa, a sus obispos, y a los dicasterios competentes de la Curia Romana, notificándoles de las declaraciones heréticas, semi-heréticas, o gnósticas de personas eclesiásticas o eventos con un programa de este tipo que se estén promoviendo por personas o grupos eclesiásticos.

Estos son todos los medios de educación y formación. Pero la batalla que estamos luchando es contra más que sólo contra la ignorancia. Es contra los principados y las potestades. No puede tener éxito a menos que organizamos una gran red nacional e internacional de oración a través de la Adoración Eucarística, peregrinaciones, Misas solemnes, procesiones de intercesión y de penitencia con temas como “La santidad de la familia y el matrimonio”, “El llamado a la castidad”, “La Belleza y la felicidad de una vida casta”, “La Imitación de Cristo en la vida familiar ” y ” La expiación por los pecados contra la familia y el matrimonio”.

Tal vez lo más fundamental de todo, es que debemos orar fervientemente a Dios para que conceda a su Iglesia santos obispos y papas santos. Tal oración debería ser orada especialmente por los niños, ya que la oración de los inocentes penetra el cielo como ninguna otra.

Mons. Athanasius Schneider